San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Cultura
Las pinturas rupestres que esconde la Sierra de San Miguelito
12/08/20 | 07:25 | Por: David Medrano
Especialista propone desarrollar una ruta de senderismo y cuatro museos de zona para dar a conocer vestigios.
Una iniciativa ciudadana busca que en la Sierra de San Miguelito, puedan desarrollarse cuatro museos de sitio, en donde puedan consultarse los vestigios históricos diseminados por la zona y que podrían tener una antigüedad de más de 35 mil años.

Ese proyecto ha sido compartido con el gobierno estatal, cuyas secretarías de Turismo y Cultura, lo mantienen en etapa de estudio.

Uno de los museos de sitio podría localizarse en la franja sur oriental de la serranía, en lo que es conocido como Valle de San Francisco, en las inmediaciones de Villa de Reyes.

Adolfo Rojano Guido, investigador e ingeniero geólogo, ha documentado a través de varias caminatas realizadas en la serranía de San Miguelito, el hallazgo de vestigios históricos y la presencia de pinturas rupestres dibujadas entre las rocas.

En el Valle de San Francisco -explicó-, una alternativa es crear uno de los cuatro museos de sitio y que sea manejado por los habitantes, con la incorporación de vestigios y el desarrollo de una ruta de senderismo por la que puedan acceder a esas zonas en las que existen esas pinturas.

En varias de las paredes de la serranía hay dibujos que van desde trazos y plecas, hasta figuras más elaboradas que el especialista denomina ciempiés.

Esas figuras -expuso- están trazadas entre las rocas, podrían tener una antigüedad de más de 35 mil años, la Sierra de San Miguelito es una formación rocosa ancestral, pudo haber sido utilizada como refugios o campamentos de una civilización antiquísima.

El ciempiés que se observa con frecuencia -añadió-, podría tener indicios cartográficos, quizá representaba señales de alguna ruta, la inmensidad de la serranía, sus intrincados cañones, sus cañadas la hacían una fortaleza formidable, adentrándose en la sierra pueden observarse más pinturas rupestres con esas características.

En un recorrido realizado por un intrincado sendero entre maleza y piedras, desde donde puede accederse hacia los cascos serranos y se domina el Valle de San Francisco, hay un espacio que Rojano denomina la Casa del Jefe.

Se trata de una protuberancia entre las rocas, bajo una cornisa de al menos 30 metros de altura, sobre la que hay huellas causadas por una caída de agua milenaria y que impregnó la roca de sales y humedad hasta dejar una marca.

En este sitio -apuntó-, las rocas que se precipitan hacia abajo, pudieron haber constituido un sistema de aguas con represas naturales, para almacenamiento, las hoquedades habrían sido los refugios y dormitorios.

Rojano dijo que sobre toda esa zona, están diseminados vestigios que van desde puntas de flecha, hasta talladores -piedras con orillas afiladas- que utilizaban para diferentes actividades.

Los otros tres museos de sitio -afirmó-, podrían desarrollarse en áreas dentro de la sierra donde hay otras formaciones rocosas y más pinturas rupestres, la intención es que pueda recuperarse ese sistema de una remota civilización, quizá tan antigua como la olmeca.

También explicó que en cuevas más profundas, se han observado más pinturas rupestres, como las localizadas en Zacatecas, cuyos elementos pictóricos, uno de ellos, se convirtió en el emblema oficial de los 60 sitios reconocidos dentro del Camino Real de Tierra Adentro, como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO.
Comentarios
Newsletter