San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: SLP Exprés
Policías locales del país revelan inconformidad
09/08/20 | 10:45 | Por: Luis Josué Martínez
Muchos de los elementos pagan por sus equipos, uniformes, cartuchos y hasta reparaciones de patrullas; corporaciones “están abandonadas”, afirma experto.
Las policías estatales se encuentran en el abandono. Más de la mitad de los elementos en el país han tenido que pagar parte de su equipamiento, reparaciones de autos y cartuchos de su bolsa y el salario promedio es mínimo para la responsabilidad que desempeñan, de acuerdo con la séptima encuesta “¿Qué piensa la policía?”, realizada por Causa en Común.

En entrevista, Alejandro Espinosa, investigador de inseguridad y violencia de Causa en Común, afirmó que el problema de las corporaciones policiacas en México es estructural, “han estado abandonadas desde hace muchos años, el deterioro se arrastra desde los últimos dos sexenios, el presupuesto ha venido reduciéndose a partir de 2016, si no hay dinero, no puede haber capacitación ni buenas condiciones laborales”.

Agregó que la actual administración federal ha comenzado un desmantelamiento estructural, lo que se ha visto reflejado con el recorte a subsidios como el Fortaseg. Este gobierno ha priorizado la estrategia militar mediante la Guardia Nacional, “una de las herramientas para militarizar la seguridad pública es el debilitamiento de las policías locales”.

El experto señaló que la militarización del país contribuirá no sólo al debilitamiento de las fuerzas de seguridad civil regionales, sino que puede agudizar la crisis de seguridad que México vive desde hace 13 años.

“Los militares no están capacitados para llevar labores de seguridad pública, y mientras más poder se les da, más se debilitan los cuerpos locales. Al no haber una política que incentive el desarrollo de las policías locales, vemos el crecimiento de la violencia”, explicó.

LOS NÚMEROS
La séptima encuesta “¿Qué piensa la policía?”, se levantó en 28 estados de la República entre mayo y noviembre de 2019. Entre los principales hallazgos se muestra que el 46 por ciento de los elementos policiacos estatales de México recibe un salario promedio de entre 10 mil y 15 mil pesos, el 36 por ciento gana menos de 10 mil pesos y sólo el 18 por ciento tiene un sueldo superior a los 15 mil pesos.

Los tres estados con los mejores salarios promedio son: Baja California (18,201), San Luis Potosí (15,434) y Sonora (14,760), mientras que los peor pagados son: Chiapas (8,645), Tlaxcala (8,556) y Oaxaca (7,346).

Por otro lado, el estudio muestra que el 51 por ciento de los policías en el país han tenido que pagar con dinero de su bolsa sus botas; el 44 por ciento, sus fornituras; el 42 por ciento, su uniforme; el 35 por ciento, papelería para informes y el 25 por ciento las reparaciones de su patrulla.

El 25 por ciento de los elementos encuestados han tenido que pagar por sus cartuchos; el 12 por ciento, sus chalecos antibalas y 12 por ciento también han desembolsado de su recurso con el fin de solventar gastos para la gasolina de sus patrullas.

Los estados en donde pagan más por sus botas son Chihuahua (90%), Sonora (85%) y Veracruz (84%). Mientras que aquellos en los que más desembolsan por sus cartuchos son Zacatecas (69%), Coahuila (59%) y Sonora (54%). Las entidades donde más pagan por sus chalecos antibalas son: Veracruz (50%), Chihuahua (28%), Estado de México y Tamaulipas (27% cada uno).

LAS RECOMENDACIONES
Alejandro Espinosa, de Causa en Común, apuntó las siguientes recomendaciones para evitar el completo desmantelamiento de las policías locales.
  • Profesionalización: los cuerpos policiacos requieren mayor capacitación en todas las áreas, incentivar procesos de certificación, mejores protocolos policiacos y más preparación.
  • Desarrollo de modelo policial: destinar recursos al fortalecimiento de su equipamiento, capacitación y consolidar la carrera policial para tener posibilidad de un mayor escalamiento profesional.
  • Mayores recursos: debe inyectarse más presupuesto a la capacitación y equipamiento, pues trabajan en condiciones ínfimas.
Comentarios
Newsletter