San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Vida
¿Padeces acidez estomacal?
26/07/20 | 13:07 | Por: Redacción
La acidez de estómago es una especie de quemazón o ardor que sube hasta la laringe. Lo normal es que el cardias (la parte del estómago más cercana al esófago) permanezca cerrado mientras se hace la digestión. Sin embargo, en ocasiones, esta válvula se relaja y deja pasar los ácidos gástricos al esófago. Este proceso se denomina reflujo gastroesofágico.

La acidez de estómago es muy frecuente y casi todo el mundo la ha padecido en alguna ocasión, aunque hay personas que la sufren permanentemente.

Hay que tener en cuenta que los tejidos del esófago se resienten con la acción del ácido y esto puede dar lugar a una enfermedad llamada esófago de Barrett, el paso previo al cáncer de esófago.

CAUSAS

Su aparición está asociada a la edad, al sobrepeso y la obesidad y a los malos hábitos alimenticios por la ingesta de alimentos muy sazonados, o de difícil digestión y a otras acciones inadecuadas, como tumbarse tras las comidas o hacer ejercicio después de comer.

SÍNTOMAS

La manifestación cínica más común de la acidez de estómago es la sensación de ardor esofágico o quemazón detrás del esternón.

Además, los pacientes que tienen esta patología suelen presentar plenitud gástrica (sensación de estar lleno) o regurgitación (la comida se sube a la boca).

Si la acidez es muy grave puede provocar complicaciones a largo plazo por la exposición al ácido, como el incremento de lesiones pretumorales en el esófago.

TRATAMIENTO

Las medidas preventivas y el uso de antiácidos son eficaces para combatir la pirosis gástrica puntual o acidez de estómago, los de acción rápida y no sistémicos son la medida farmacológica de primera elección y no necesitan prescripción.

El uso de los inhibidores de la bomba de protones es eficaz, pero no de forma puntual, sólo se aconsejan si el problema estomacal es crónico.

Evitar tomar medicamentos que agraven o produzcan acidez. También es importante conocer la irritación gástrica de antiinflamatorios como la aspirina, entre otros.

La duración y dosis del tratamiento varían según las circunstancias del paciente.

Las embarazadas y lactantes deberán consultar con su médico antes de utilizar estos medicamentos.
Comentarios
Newsletter