San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Vida
La literatura nos puede salvar
05/07/20 | 11:55 | Por: Leticia Zwittag
Los perros no tienen piedad es un libro en el que el lector tiene la posibilidad de revelarse contra las historias.
Vasthy Santoyo es una escritora potosina y psicóloga de profesión, su primer libro de cuentos, titulado Los perros no tienen piedad, salió a la luz en 2019, cobijado por la editorial Vocho Amarillo.

En entrevista exclusiva para Exprés, la autora nos habla sobre su proceso creativo y lo que podremos encontrar en las páginas de su libro.

¿Cuál es tu proceso creativo?
No hay una serie de pasos concretos al momento de crear, esa es una de las bondades del arte en general, se tiene la libertad en cada obra, en mi caso, en cada cuento, de elegir distintas herramientas para crear. Es cierto que en los talleres se crea un espacio para alentar la creatividad consciente y es útil porque escribir implica disciplina y trabajo, no solo goce. Aunque casi podría asegurar que existe esa creatividad que viene desde el inconsciente que en lo propio provoca un huracán mental al escuchar una frase de la voz de alguien que no conozco, de una imagen que puede impactarme, o de cualquier cosa que provoque mis sentidos; mi proceso creativo comienza de la observación subjetiva de mi alrededor y de hacerme el relato por unos minutos entiendas el sentir y la vida emocional de ese personaje es algo que aunque no fue buscado al escribirlo, le sucede al lector, pero también le da la libertad de no querer a ciertos personajes, al haber finales abiertos el lector tiene la posibilidad de revelarse contra la historia, contra la autora incluso, esa es la magia de Los perros no tienen piedad.

¿Cómo llega tu libro a ser parte de una editorial?
David López fue mi maestro, cuando en el 2017 regresé, después de los años de juventud, con la necesidad en el cogote (como diría mi abuela) de sacar tantas historias que merecían ser contadas, el problema al inicio del taller eran las tareas, parecía que el simple hecho de escuchar la palabra le daba muerte a cualquier proceso creativo que pudiera estar en mí. Era un viernes, el sábado había que entregarle a David un cuento con la estructura que nos había enseñado, no tenía nada escrito, casi 8 de la noche estaba terminando sesión con alguna de mis pacientes, había terminado con el novio y concluyó un soliloquio con la frase: “si me muero, ni siquiera lo sabrá”. El huracán en mi mente comenzó, anoté la frase y al llegar a casa, sin parar, escribí el cuento “Andrógino y Eros”, no sabía si era bueno o malo, pero yo lo amé, e hizo clic tanto en mis compañeros como en David, quien me habló de la posibilidad de publicar una plaquette con unos pocos cuentos, no sabía que era una plaquette, pero el hecho de que ese cuento provocara algo me enganchó y de ahí dos años tardó en
nacer el libro.

Para ti, ¿cuál es el aporte más relevante de la literatura?
Mi tendencia siempre será a hurgar en lo más particular, te diré que el mayor aporte de la literatura, seas escritor o lector, es la posibilidad de deshacer, bientratar, maltratar, romper, pegar, en fin, modificar la realidad a tu antojo, te da libertad y convencida estoy que quien hoy en día se siente libre, en definitiva, está salvado de una sociedad que en ocasiones enferma; el aporte más hermoso de la literatura es la posibilidad, pues, de ser salvado.
Comentarios