San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Opinión Café Turco
ASFIXIAS DEL COVID-19
10/04/20 | 07:07 | Por: DAVID MEDRANO
Aún con sus años acumulados en primeros lugares a nivel nacional en el programa de salud Caminando a la Excelencia, San Luis Potosí con su poderosa economía, no podría atemperar el efecto de un virus que dicen se originó por una sopa de murciélago mal cocida.
La epidemia causada por el Covid-19 y sus contagios dentro de la economía de SLP, incorporada al grupo ACBO, pro industrial y con un PIB por encima del promedio nacional, está con síntomas de enferma.

Es un punto de quiebre.

El turismo y desarrollo industrial habían colocado a SLP como una de las entidades del país referentes en la región centro, con mayor crecimiento a nivel nacional antes que la epidemia tuviera un efecto negativo y que analistas estiman con un efecto más prolongado en la recuperación. Más allá del 2020.

Con las cifras del año pasado, se pierden en 2020 al menos los 255 millones de pesos en derrama económica y 345 mil turistas que hubo el año pasado solo en la industria turística. 

Con una crisis sanitaria prolongada como la que se observa, podría esperarse suceda lo mismo con los 640 MDP y 860 mil visitantes del período vacacional de verano, cuando las autoridades de Salud creen que serían las semanas más críticas de contagio y aislamiento.

La Secretaría de Desarrollo Económico estimó que en 2020 promediaría una inversión concertada de mil 200 millones de pesos.

El boquete, más allá de los 2 mil millones de pesos, eso es casi proporcional a los 3 mil MDP que el gobierno estatal otorga de oxígeno a la economía estatal.

El contagio se agrava cuando se observan además que había otro promedio, en una economía sana, sin paros técnicos, la promesa satisfactoria de cerca de 12 a 15 mil empleos nuevos en este año. 

Ya no se observa de la misma forma, menos cuando es la inversión asiática -la región en la que se resintieron los primeros impactos del Covid-19-, la que fortalecía desde los últimos años la economía potosina. En charlas a inicio de año, aún pronosticaban la llegada de una planta armadora de vehículos. 

Es un verdadero freno a una economía sustentada en dos actividades, en franco crecimiento acumulado a ritmos incomparables. 

No lo hay o son pocos los estados como SLP, con un plan de apoyo económico que permita sortear el efecto del contagio del virus, tampoco, tiene que decirse habría una relación directa entre que liberar de obligaciones fiscales a varias empresas, industriales u hoteleras; tenga como consecuencia, recuperar esos cientos de millones de pesos causados por una actividad que deja de realizarse, no se diga con los operadores que en los municipios de vocación turística (Aquismón, Tamasopo, Tamuín, Real de Catorce, la capital, Xilitla, Tamazunchale, Matlapa, Rioverde), dinamizan la economía de SLP. 

En paro técnico, dentro de la poderosa Zona Industrial metropolitana, suman más 50 las empresas de la industria metal mecánica o automotriz, con operaciones diluidas a tareas de mantenimiento. 

Es el otro punto de quiebre: producción inexistente a compradores internacionales externos, preocupados por sus propios países en las economías que les dieron origen, no en las franquicias externas.

**
La nueva pandemia ha tenido como enseñanza lo mucho que se ha dejado de hacer en aspectos tan fundamentales, como es garantizar la atención médica prioritaria. 

Nadie, ni siquiera China con un crecimiento de PIB incomparable pudo estar alerta a un virus indescriptible, cuya vacuna cree la Organización Mundial de la Salud y las potencias europeas, podría estar lista hasta el próximo año. 

Es el capitalismo desalmado. 

Aún con sus años acumulados en primeros lugares a nivel nacional, en el programa de salud Caminando a la Excelencia, San Luis Potosí con su poderosa economía, no podría atemperar el efecto de un virus que dicen se originó por una sopa de murciélago mal cocida. 

La reconversión del espíritu de los Servicios de Salud han dado oportunidades, pero no le resta la responsabilidad a la parte ciudadana de no exponerse a una amenaza tan latente, genuina, real y que mata al provocar que el paciente ya no pueda siquiera respirar por sí mismo, la desesperación de la asfixia, el paro cardíaco inmediato, en los que sufren asma, hipertensión, tabaquismo, diabetes u otras enfermedades tan crónicas y naturales, como igual de degenerativas. 

No es sinónimo crecimiento económico y salud fundamental, cuatro personas muertas son la ominosa estadística que acumula un país, en el que su principal consumidor, es ahora, por su número de incidencias de coronavirus, el riesgo latente, ante las verdaderas oportunidades. 

**
Las inversiones privilegiadas en salud, ciencia y tecnología, son obligadas. 

No se puede ir al derrotero de la incertidumbre. 

La tecnología aplicada a ciencias de la salud, el acceso inmediato y no a los esquemas burocráticos, le darán cauce a evitarse el colapso en el sistema de atención médica que ahora amenaza con colapsarse ante una inédita epidemia. 

**
Las neuralgias de sistema prevalecen en el combate a la corrupción. 

El Sistema Estatal Anticorrupción permanece incompleto, sin el secretario técnico, un Comité de Participación Ciudadana controversial, y carente de su figura estelar: el fiscal especializado. 

Por lo visto, esa cruzada con las condiciones actuales, avanza hacia un naufragio, se precipita en el abismo del interés, en el marasmo de la administración burocrática, sin resultados tangibles. 

No ha servido más que para convertir la participación ciudadana, en un tigre de papel, figura decorativa y coto personal, para acceder a más espacios, pero nada en concreto contra la corrupción. 

El Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, no sesiona desde hace semanas.

Ese organismo empezó muy mal, con cada vez menos integrantes, o conflictuados entre ellos. 

Jesús Sierra Acuña, uno de sus miembros más controversiales, ha subordinado a sus compañeros para que no se dé legitimidad a ese organismo primordial del SEA, frenan en forma deliberada la composición del CPC

Quiere un intercambio con la Fiscalía General del Estado: a cambio del consenso que permita tener la totalidad de integrantes, definir un presidente y procesar la terna para elegir al secretario técnico, quiere convertirse en el Zar Anticorrupción vacante desde enero. 

A varios años de creación del SEA y del propio CPC, el combate a la corrupción no tiene ruta. 


dmedranou@gmail.com
@MEDCORP
Comentarios