San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Opinión Café Turco
EL BALCÓN DE RECTORÍA
01/04/20 | 08:10 | Por: DAVID MEDRANO
Ella pudo haber sido la secretaria general de la UASLP, desde el comienzo del rectorado de Villar, no ocurrió así porque en ese cargo quedó el economista David Vega Niño, herencia de MGV y parte de los acuerdos en los que por lo general, como ocurre en cada elección por la rectoría, se cede una posición de importancia a grupos o aspirantes disidentes o inconformes.

Cuando Manuel Villar Rubio asumió por primera ocasión, la rectoría de la Universidad, en el 2012, lo hizo en una sesión del Consejo Directivo Universitario, realizada en el mes de mayo, hubo un ajuste de una semana, porque venía de un iterinato para completar el periodo que había dejado vacante, Mario García Valdez, al incursionar en la política, como candidato y eventualmente, alcalde capitalino.


No parece que sea la ruta que seguirá Villar, al menos no de momento, pero sí influirá con peso, en la decisión final del CDU, en la sesión extraordinaria matutina de este miércoles. Lo que se antoja es que sea con cerrojo, en un espacio que permite eludirse al término, por la parte superior del Patio de la Autonomía, y desde ahí, hacia la parte posterior del Edificio Central, a la calle de Arista.


Villar desde un inicio incorporó en su equipo de trabajo a una muy experimentada Dolores Lastras, como responsable de la Secretaría Académica. Con diligencia desempeñó esas funciones, acompañó al rector en viajes internacionales que le dieron una mayor proyección a la Universidad Autónoma de SLP.


Ella pudo haber sido la secretaria general de la UASLP, desde el comienzo del rectorado de Villar, no ocurrió así porque en ese cargo quedó el economista David Vega Niño, herencia de MGV y parte de los acuerdos en los que por lo general, como ocurre en cada elección por la rectoría, se cede una posición de importancia a grupos o aspirantes disidentes o inconformes.


Bajo esa lógica se entendería porqué Anuar Kassís, secretario general emergente de la UASLP, no habría sido el alfil de Villar en el proceso sucesorio.


VOTO PULVERIZADO
El balcón de rectoría desde el Edificio Central domina la Plaza de los Fundadores, en manifestaciones u otras expresiones masivas, desde ahí se ha podido ver al rector en turno, husmear hacia afuera. 


Manuel Villar Rubio gana con dos cercanos a él, metidos como aspirantes a la rectoría, la razón es muy simple: se pulveriza el voto.


Para convertirse en rector de la Máxima Casa de Estudios potosina, el Estatuto Orgánico fija que el aspirante debe tener el 50 por ciento de los votos más uno, en una sesión plenaria del CDU, es decir, con asistencia de todos, son 28.


Históricamente, desde hace lustros, ningún aspirante, hasta esta ocasión, granjea para sí esos votos, lo hace el propio rector en turno, en el uso de sus últimas partículas de poder.


En total son 56 votos: 18 de los directores de entidades universitarias, y otros 36 entre los consejeros maestros y alumnos. Uno más del rector y el del presidente de la Federación Universitaria Potosina. 


Con cuatro aspirantes se pulveriza el voto, si se repartieran en forma equitativa, corresponderían a 14 por cada uno, muy alejados de los 29 obligatorios. 


Además la "democracia universitaria", no funciona así, el trabajo es de los directores, sobre los que el rector tiene influencia, porque a su vez, ellos lo harán en los consejeros. 


Un voto está cantado, el del presidente de la FUP, no está con el director de la facultad de Medicina Alejandro Zermeño, y quizá el aspirante más competitivo a la rectoría: por alguna razón, iniciaron con desencuentros su relación. 


Aún así, tiene posibilidades, hasta hace algunas semanas -con independencia de la encerrona que promovió Villar el martes pasado-, tenía de su lado a los directores de Economía, Ciencias de la Comunicación, Derecho, Psicología y quizá el de Ciencias Sociales y Humanidades, dentro de una alianza. También los de dos de las entidades académicas universitarias del interior del estado. 


Muy sugerentes esas cifras, si se multiplican por tres: 21 votos. Aún faltarían otros. 


En el uso de su peso específico como rector, Villar debería cosechar para su posible sucesor no sólo los 29 votos requeridos, sino hasta cerca de 40, para que el proceso sea incontrovertible -en términos de moral y legitimidad universitaria-, y el próximo jefe de la UASLP arranque su rectorado, con un respaldo pronunciado y firme, emanado del CDU, por decirlo así.


Dolores Lastras tiene carrera dentro de la Universidad, trayectoria, es heredera de un apellido que aún zacude las aulas universitarias, en su reminiscencia histórica.

Además tiene el bono extra de conocer el funcionamiento interno de una institución, en la que es evidente, requiere de una intervención inmediata, para transformarla en una más abierta y plural, pero también con la oportunidad de conjurar todas esas acusaciones que se le han espetado desde hace meses, desde diferentes colectivos estudiantiles. 


No es propiamente un continuismo, sino una coyuntura, la Universidad está en convulsión, y el próximo rector o rectora, lo sabe bien.


****
El virus COVID 19 y su contagio ha empezado a ampliarse cada vez más, como se dijo antes, y se debe insistir en eso, es ahora cuando puede lograrse detener la rapidez de la propagación. 


Gobernadores de entidades federativas, han dado positivo en contagios, lo que causó alarma sobre la situación del mandatario estatal Juan Manuel Carreras. 


Sin embrago, nos confirmaron que está en un estado de salud óptimo, hace poco se le tomó temperatura y no era mayor a los 36.5 grados, y además no tiene ningún síntoma.


****

Para bien o mal, la pandemia de virus COVID 19, tendrá efectos en las próximas elecciones de 2021, en inicio, es seguro impacte el arranque del proceso electoral.


dmedranou@gmail.com
@MEDCORP 

Comentarios