San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Fama
"Hechiza" The Cure como en sus mejores tiempos
09/10/19 | 09:38 | Por: Redacción
Los británicos se reafirmaron como los máximos exponentes del rock gótico ante los 65 mil espectadores que acudieron al Foro Sol.
Efusivo, pasional, entregado, incluso cadencioso, Robert Smith y The Cure hechizó este martes a toda la legión que llegó al Foro Sol para reafirmarlo como el máximo exponente del rock gótico.

Fueron 65 mil almas, según los organizadores, las que acudieron a celebrar los 40 años de trayectoria de la banda británica.

La gente se vistió de negro, fumó, tomó cerveza y comulgó con las melodías y la nostalgia al interpretar éxitos como "Just Like Heaven" y "Fascination Street". Abundaban los fans naturales, esos de 40 o 50 años, aunque también mucho "millennial".

Sin nada extravagante en el escenario, salvo una pantalla gigante a lo largo y ancho del fondo y un par a los costados, The Cure impuso su gallardía auditiva y su talle artístico con el puro hecho de tocar de forma magistral y con un ímpetu a prueba de arrugas y achaques, en canciones como "Hot, Hot, Hot!!!".

Fue mucho rock, mucho glam, mucha nostalgia... la madurez afloró y se posesionó del inmueble.

Ese aprecio que le tienen sus seguidores mexicanos, y que Robert valora mucho, lo retribuyó y manifestó con el programa de canciones: 36 piezas las que compondrían este show, el más largo de la gira.

Robusto, y muy bailador, hasta zapateando y guiñando el ojo, el intérprete fue en un par de ocasiones de un extremo del escenario al otro. También se concentró en su guitarra, en su micrófono y en lo que veía en su panorámica.

"Esto es fabuloso, gracias, gracias, gracias", fue una frase que repitió en castellano más de cuatro veces y que le redituó con gritos al unísono de su nombre.

Monarca de la cultura gótica, imitado, idolatrado y reverenciado, el compañero de Simon Gallup, Roger ODonnell, Jason Cooper y Reeves Gabrels unificó a la concurrencia con su voz y sus rolas, con sus actitud y su mística.

The Cure interpretó todos sus éxitos: "Pictures of You", "Never Enough", "In Between Days", "Disintegration", "Friday Im in Love", "Lullaby" y "Three Imaginary Boys".

Esa cabellera alborotada y toda engominada, que es el distintivo del cantante, lució por sí sola y la gente le gritó de todo. "Hair, hair, hair", "péinate", "te agarro de los cabellos", "suéltate el pelo"...

"Ustedes son extraordinarios, los llevo en el corazón y gracias por todo", soltó el vocalista de 60 años.

Efusivo y pasional, y un tanto Bailarin, Smith cautivó a la audiencia plagada de chavorrucos y muchos jóvenes y Milenials. Nadie quedó desencantado con la dosis de música que se llevó de parte del rey del glam rock y del gótico.

El compañero de Simon Gallup, Roger ODonnell, Jason Cooper y Reeves Gabrels unificó a la concurrencia con su voz y sus rolas, con su manera de conectar y llevar a la nostalgia a los asistentes.

The Cure interpretó sus básicas: "Pictures of You", "Fascination Street", "Never Enough", "In Between Days", "Just Like Heaven", "Disintegration", "Lullaby", "The Walk", "Friday Im in Love", "Hot Hot Hot", "Close to Me" y "The LoveCats".

Sus himnos "Three Imaginary Boys" y "Boys Don′t Cry" los dejaron para el final del concierto que también sumó "10: 15 Saturday Night" para un total de tres horas completas de rock, punk y corazón.

De las 21:10 horas del martes a las 00:10 horas, The Cure repatrió felicidad y nostalgia a su gente... y todos fueron felices.

Con información de Reforma
Con información de Juan Carlos García
Comentarios