San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Opinión Café Turco
GUIÑOS QUE ENSUEÑAN
05/06/19 | 06:37 | Por: DAVID MEDRANO
¿Y qué tal si Nava para honrar su compromiso con la ciudad, opta por buscar la reelección, en la próxima elección, en lugar de competir por la gubernatura?, hay varios en el PAN que no ceden a su posibilidad personal de convertirse en el candidato del único partido político que ha dado señales de vida, tiene proyección, y se sabe como la única opción frente a MORENA.

El presidente Andrés López, tras su reciente visita a la capital potosina, pudo llevarse una estampa muy clara, información de primera mano, sobre cómo se andan las cosas en el plano político, los marcados enconos, los participantes y los que desde ahora alzan el cuello, para que los empiecen a observar hacia la elección intermedia de 2021, cuando se bate en las urnas de nueva cuenta, el partido Movimiento de Regeneración Nacional.


En la del domingo pasado, el Partido Acción Nacional, reflejó que al menos hasta ahora, es la fuerza política que dará la pelea en las votaciones de un par de años, pese a que perdió sus dos bastiones históricos, en las gubernaturas de Baja y Puebla, al obtener una mayoría marcada en el Congreso de Tamaulipas, y contener el tsunami MORENA, también demostró que no es un partido invencible.


La circunstancia del PAN en SLP, es algo parecido, logró una cantidad importante de espacios de representación, en la cámara local, una senaduría, pero muy en especial, arrebatarles a sus rivales del gallardismo, la capital potosina, lo que de inmediato, colocó a Xavier Nava Palacios, como su máximo exponente, y por política elemental, o en palabras propias del último alcalde panista con ínfulas navistas, Jorge Lozano, "en candidato natural a la gubernatura".


Sin embargo, la circunstancia personal de Nava, también es muy icónica: Pese a la serie de adversidades que enfrentó previo a la elección, logró abrirse paso desde la vía independiente hasta quedar formalmente como el candidato panista apoyado por el Movimiento Ciudadano.


Eso no lo hace panista panista, al menos en el exiguo padrón estatal de militantes de SLP, no aparece registrado. El panismo sin embargo durante muchos años, la militancia más tradicional, están identificados con el movimiento navista, el reciente de la década de los 90s, no tanto el que configuró desde el inicio, Salvador Nava Martínez, abuelo de XNP.


Nava tiene su grupo de allegados, más hacia otra órbita, no tanto dentro de las filas de personajes que por cuota o conveniencia, caen dentro de funciones públicas. No tiene nada de sorprendente, ni extraordinario, con que se dé una vuelta por la Unidad Administrativa Municipal, cualquiera puede percatarse: los panistas que llegaron porque ganó el PAN, halado por XNP, están relegados en oficinas, sin roles protagónicos, dentro de la toma de decisiones, mucho menos, con ascendencia sobre el alcalde.


Lo dijimos, el alcalde capitalino tiene su cercanía y filias decantadas en su origen y convicción: el navismo.


Pese a que conoce bien las leyendas del navismo, los dichos y cábalas que le atribuyen a la alcaldía de la ciudad más importante de SLP, Nava ha sido muy cauto, poco se le conoce sobre sus posibilidades futuras.


¿Y qué tal si Nava para honrar su compromiso con la ciudad, opta por buscar la reelección, en la próxima elección, en lugar de competir por la gubernatura?, hay varios en el PAN que no ceden a su posibilidad personal de convertirse en el candidato del único partido político que ha dado señales de vida, tiene proyección, y se sabe como la única opción frente a MORENA.


Nombres los hay por doquier: Sonia Mendoza, Xavier Azuara, Marco Gama o hasta el propio Octavio Pedroza Gaitán, se la deben desde 2014, cuando los mandamases panistas de entonces, le cerraron toda posibilidad. No por nada ha hecho migas recientes, con Héctor Mendizábal Pérez, con quien hace operación política, con las diferentes corrientes internas del Comité Directivo Estatal.


López Obrador pudo constatar el día de su visita a la capital, los modos y sobretodo desenvolvimiento de uno de los recientes fichajes que tiene MORENA, con el diputado federal independiente ex perredista, Ricardo Gallardo Cardona, y que hasta ahora le ha representado al mandatario nacional, prácticamente la desarticulación de las bancadas del PRD en las dos cámaras federales, y el refuerzo de la fracción del Partido Verde Ecologista de México, aliados actuales de AMLO.


RGC sabe muy bien que primero deberá vérselas con varios lugartenientes del presidente del país y líder real del partido Movimiento de Regeneración Nacional, antes de configurar una verdadera oportunidad con el propio AMLO, y que le suponga un guiño, una claridosa señal endosada a la elección de 2021. El problema es que en tanto sucede eso, tiene que enfrentar a morenistas a los que no cae bien esa colonización que hacen desde otros partidos políticos, entre ellos, la siempre combativa líder nacional Yeidckol Polevnsky.


Sin embargo, en ese propio evento, Gallardo ya tuvo una marcada condescendencia del presidente de México, cuando permitió que lo acompañase en el templete de la discordia. AMLO es un animal político.


¿Porqué los otros guiños del mandatario nacional, hacia dónde iban sus alusiones y vítores al líder civilista Salvador Nava, con quien compartió marchas?


El partido MORENA es la mejor franquicia, para competir por algún cargo de elección popular, en la próxima elección, más cuando se trata de una gubernatura, ahí están los ejemplos de Baja y Puebla. Su gran problema es que no hay entre sus filas actuales, un máximo exponente, un candidatazo, tiene funcionarios públicos asimilados ya dentro de la estructura dela Administración Pública federal, y en su reserva del Congreso local, a un puñado de beneficiarios del efecto AMLO, como ocurrió en 2012 con EPN o en 2006 con FCH, pero no tienen mayor diferencia con un pantone, en su escala de grises.


López Obrador modera más su tono en los foros públicos, e identifica su cruzada personal contra la corrupción y la mafia del poder, dentro del ala discursiva del navismo que practica Xavier Nava Palacios, y en la que ha sustentado los primeros meses de la administración municipal, como eje central.


Hay una aparente afinidad.


Y además queda claro que al presidente AMLO no le gusta que lo contradigan, mucho menos que le endilguen trapacerías, o relacionen con escándalos o tropelías, lo que tamiza en inmediato a varios de sus recientes aliados.


Sutil manera del presidente del país, para templar ánimos, el gane se lo lleva, le queda claro que la existencia de bandos enfrentados, muy hostiles, le favorece a su partido político, donde él tiene la última palabra.


****

Dadas las condiciones actuales, con lo reconocido por sus propios liderazgos, sobre que están sumidos en su peor crisis, la participación del PRI, al menos para la elección a la gubernatura, será testimonial.


No hay entre ellos, alguno que se observe con potencial de hacer una candidatura que logre remontar la agresiva animadversión que tienen en contra.


A diferencia de hace poco más de cinco años, cuando había un grupo de hasta 10 candidateables, hoy no se observa uno solo. Es prematuro, sí, porque un enroque inesperado en el gabinete, o un nombramiento extraordinario, podría dar alguna pista.

Y los secretarios de Estado actuales, tienen más color a ser enviados a competir otros cargos de elección, u ocupar primeros espacios en las listas de plurinominales.


Al momento, ni indicios ni menos.


La última ocasión que el PRI trató de construir una candidatura competitiva, fue en 2018, cuando intentaron convencer al ex comisionado general de la PF, Enrique Galindo, compitiera por la alcaldía capitalina. No accedió a esa posibilidad, pues consideró era más pertinente una senaduría, y que al final, también se la rehusaron feo.

Quizá, si hubiese accedido, la circunstancia de XNP, sería la suya.


****

Pese a la colonización del PVEM por el gallardismo, no será tan sencillo como en el PRD.

En el acuerdo, quedaron obligados a respetar derechos y trayectoria de militantes.



@MEDCORP

dmedranou@gmail.com

Comentarios